Ubeda, patrimonio de la humanidad y cuna renacentista desarrolla a principios del mes de julio sus fiestas en honor a este nombramiento patrimonial. 

Nuestros residentes pasearon por las calles del casco histórico de Úbeda para ver la decoración medieval. Disfrutaron viendo los botijos, los carruseles, los puestos del mercado, pero nos quedamos con las ganas de tomarnos una cervecita en una de las tabernas que no abrirían sus puertas hasta horas más tardías. 

Además de esto, contamos la historia del Juan Caballo y elaboramos un pequeño mural de dibujos referentes a estas fiestas.